sábado, 7 de enero de 2012

Miedo, empezando por las cifras que se mueven...




Empieza el año y es hora de que Carpe Diem retome esos artículos pendientes. Comenzaremos con el siguiente que es una triste realidad que se aproxima. Hace unas semanas, en NHS Choices. Your Health your choices podíamos leer:

Las tasas de supervivencia en el cáncer amenazadas por el aumento de los costes

"Las tasas de supervivencia en el cáncer podrían caer debido a un aumento en el coste de su diagnóstico y tratamiento durante los próximos 10 años" advertía el Daily Express. Otros periódicos como el Daily Mailclaim afirmaban que tratar a los pacientes en casa en vez de en el hospital podría evitar que los tratamientos oncológicos  llevaran a la "quiebra" el sistema sanitario de UK.

Estos periódicos han optado por hacer advertencias basadas en distintos aspectos del mismo informe, publicado por la compañía de seguros sanitarios privada, Bupa, sobre los costes del tratamiento del cáncer en UK que se preveen para el 2021. : ‘Cancer diagnosis and treatment: A 2021 projection’.

El informe se centra en los costes del diagnóstico y tratamiento del cáncer y no tiene en cuenta otros costes asociados con el cáncer como son la investigación médica, los servicios de apoyo, la asistencia social y la pérdida de productividad en el trabajo por enfermedad o muerte prematura. Eso sí, sus resultados en la incidencia del cáncer concuerdan con los los que han sido publicados recientemente en el British Journal of Cancer encargados por el Cancer Research UK. 

Actualmente, uno de cada tres de nosotros tendrá cáncer a lo largo de la  vida. Como la edad es un factor de riesgo y la edad media de la población va en aumento, se prevé que la incidencia del cáncer seguirá creciendo. Desde 1970 se ha producido un aumento del 28% en el número de diagnósticos de cáncer, siendo el cáncer de próstata el más común en el hombre y el de mama en la mujer (con una incidencia en 2008 de 37.051 y 47.693  respectivamente).

En el informe calculan que el año pasado unas 318000 personas fueron diagnosticadas de cáncer en UK,  con un coste total de los tratamientos de 9.4 billones de libras (85% financiado por el NHS (National Health Service)) que equivale a unas 30.000 libras por persona diagnosticada de cáncer. Estimándose que para el 2021 el número de nuevos casos será de 383000 con el consiguiente incremento en el coste de los tratamientos que para entonces será de unos 15.3 billones (40.000 libras/persona). Esto significa un aumento del 62% de los gastos generales del Reino Unido en el diagnóstico y tratamiento del cáncer, lo que representa un aumento de 5,9 mil millones de libras.

Como muchos os preguntaréis de dónde salen estas cifras, creo que merece la pena que os deje lo que dice el informe:

Un poco más de una cuarta parte de los gastos se debe a los costes de la hospitalización, sin incluir la cirugía (sólo se refiere a lo que cuesta cuidar a una persona ingresada). Casi una cuarta parte (22%) es para la cirugía y un 18% para los tratamientos farmacológicos (incluyendo los costes de administrar el medicamento). El resto del presupuesto se invierte en la atención de carácter ambulatorio, incluyendo los procedimientos de diagnóstico (8%), la radioterapia (5%), el screening o detección precoz del cáncer (5%), servicios especializados como los cuidados paliativos (5%), y otros servicios, incluyendo la atención primaria (10%).

Además, están los gastos adicionales como los destinados a los avances médicos, tales como:  las técnicas de imagen avanzadas, las técnicas para una cirugía mínimamente invasiva y  la radioterapia dirigida (como la IGRT (RT guiada por imagen), Radiocirugía....). Estos pueden ser más caros, pero nos ayudan a asegurar que el tratamiento va dirigido al tejido tumoral causando el mínimo daño posible en los tejidos sanos que lo rodean. Además hemos de añadir el desarrollo de nuevas drogas que también es probable que aumente los gastos.

Durante los últimos siete u ocho años se ha estimado que las nuevas tecnologías ocasionan un aumento de aproximadamete  un 3,7% por año en el coste total del cáncer, aumento que probablemente sea aplicable la próxima década también.

¿Cómo hacer frente a estos costes? 

Como afirma el informe de Bupa, en última instancia sólo hay tres formas para pagar esto: impuestos, seguros o dinero en efectivo. Y advierte que si no se hace frente a los crecientes costes, no se podrá cumplir con el nivel de diagnóstico y tratamiento requerido los próximos 10 años.

El informe concluye que, además de pagar más por el tratamiento del cáncer, el Reino Unido necesita para hacer el mejor uso de los recursos que ya tiene:

  • Dedicando más tiempo a que el paciente nos entienda, comprenda las opciones, sus salidas, mejorando así la elección del tratamiento.
  • Cambiando la forma y el lugar donde los pacientes son atendidos, incluyendo el tratamiento en casa. 
  • Haciendo un uso más apropiado de las técnicas de diagnóstico y tratamiento (estamos en un momento donde la medicina defensiva es el pan nuestro de cada día y ni nos imaginamos el gasto que eso supone. Dinero que si invertimos en pruebas y tratamientos que podríamos evitar, no tendremos luego para quien realmente los necesite... Es hora de pararnos, mirar atrás y valorar dónde estamos y adonde queremos llegar.  Si seguimos así esto será insostenible y los resultados empeoraran mucho. Debemos dejarnos de tanto "y si..." "por si..." y dejar tantos screening, tantos tratamientos de uso compasivo y dedicarnos a los que verdaderamente importan y se necesitan.).

Para abordar estas cuestiones sugiere:

  • Hacer una planificación nacional de la disponibilidad de nuevos medicamentos y tecnologías. Esto  incluye el establecimiento de guías de cuidado y la planificación de cómo las nuevas pruebas y tratamientos serán introducidos, sus precios...
  • "Medicina personalizada" , buscando el tratamiento más eficaz para cada tipo de cáncer y para cada persona. Evitando así tratamientos que además de duros, que pueden tener efectos secundarios importantes, sean inefectivos, con los gastos que esto supone.
  • Buscar nuevas formas de financiar el desarrollo de fármacos contra el cáncer.
  • Cuidados fuera del hospital (como la quimioterapia en casa, "a domicilio") que pueden ser una buena opción cuando sea clínicamente apropiado. Este tipo de quimioterapia estaría libre del IVA que tiene que pagar el NHS por los medicamentos que se administran en el hospital.
  • Permitir a los pacientes administrar sus propias citas de seguimiento, de modo que se adapten a sus necesidades, en lugar de fijar citas a intervalos regulares. (A lo que yo añadiría que siempre y cuando los pacientes estén cualificados para ello. Por decirlo de alguna manera, para aquellos que sí que se enteran de los tratamientos, las pruebas... o, al menos, tienen a alguien que lo hace por ellos )
  • Guiar a los pacientes a la hora de elegir sus opciones de tratamiento y hacer más fácil los cambios de la sanidad pulica a la privada y viceversa.

Según el informe las asociaciones contra el cáncer tienen, y seguirán teniendo, un papel muy beneficioso ayudando a las personas a entender su cáncer y sus tratamientos, permitiédoles tomar decisiones más informadas. Esto sugiere que la educación para llevar una vida saludable puede mejorar la salud de la población y quizás, con el tiempo, reducir la carga de la enfermedad. 

Para terminar, nos anima a hacer un esfuerzo para mejorar el acceso a unos cuidados de calidad para todos los afectados por el cáncer .

Todo esto está referido a lo que pasa y es previsible que pasará en un futuro en UK pero, como podéis imaginaros, ese problema no sólo se dará allí. Hace poco leía el siguiente artículo de ELPAÍS.com 


"Los recortes reducirán la eficiencia de la asistencia a los pacientes oncológicos y su supervivencia. Esta es la principal conclusión de La encuesta: Impacto de la crisis económica en la aplicación de terapias oncológicas innovadoras elaborada por el Instituto de Estudios Médicos Científicos (INESME) y presentada hoy en Madrid. Además, los oncólogos encuestados “intuyen que esta situación se prolongará de dos a cuatro años”, sostuvo el profesor Jesús Honorato, presidente de Inesme."

A estas alturas poco puedo añadir aparte de recomendaros que leáis el informe. Es muy interesante y muestra una gran realidad que podemos aplicarnos a nosotros mismos. Las soluciones que plantea son bastante buenas y sólo puedo deciros que creo que es hora de que nos paremos, miremos atrás y valoremos dónde estamos y adónde queremos llegar.



"Me da miedo la inmesidad
Donde nadie oye mi voz."
Antonio Vega 
 
 

3 comentarios:

  1. Hola, no tengo la fortuna de conocerte y por ende no sé si haces esta entrada tan esclarecedora porque piensas que lo que en ella se expresa es intolerable o porque piensas que es un adelanto de lo que deberíamos ir haciendo aquí; en todo caso te agradezco la cantidad de datos y la transparencia de las soluciones que se proponen.

    El fragmento que mejor resume esto para mí es:"Debemos dejarnos de tanto "y si..." "por si..." y dejar tantos screening, tantos tratamientos de uso compasivo y dedicarnos a los que verdaderamente importan y se necesitan"

    ResponderEliminar
  2. Hola Xose Manuel, lo 1º de todo es darte las gracias por tu comentario y, dicho esto, te contesto: escribí esta entrada para que pensemos un poco el dinero que se mueve con este tipo de tratamientos, pruebas... Es demasiado, se trata de cosas muy caras y viendo la época en la que estamos y lo que nos viene, tenemos que plantearnos muchas cosas.

    El fragmento que mejor lo resume para ti, es el mismo que lo hace para mí. Creo que las cosas o cambian o mal vamos, y ese cambio tiene que empezar por nosotros, por mí misma... A veces es mucho mejor media hora hablando con el paciente explicando las opciones, salidas, efectos, riesgos... para decidir que es lo mejor y no: Te trato, te pido esto, te receto lo otro, te mando a tal sitio... porque es lo mas "cómodo" y "rápido" ¿No crees?

    Muchas gracias, de verdad! Y no, no te conozco pero a lo mejor el 2012 nos da la oportunidad!

    Un abrazo,

    Tere

    ResponderEliminar