domingo, 12 de enero de 2014

La neblina mental de la quimioterapia



Este año quiero que sea un buen año para Carpe Diem con actualizaciones más frecuentes y para conseguirlo habrá entradas como la de hoy, sencillas para mí, pero creo que interesantes. Se trata de aquellas basadas en noticias como esta de elmundo.es  que me ha llegado esta mañana gracias a un buen amigo:

"Si le preguntan por los efectos secundarios de la quimioterapia, seguro que el primero que se le viene a la cabeza es la caída del cabello. Pero las secuelas de los fármacos oncológicos no se limitan a eso, y quizás los menos conocidos de todos ellos tienen que ver con las alteraciones cognitivas que sufren los pacientes, y que pueden aparecer incluso años después del tratamiento.

Despistes, pérdidas de memoria y de atención, dificultades en el lenguaje... las secuelas cognitivas de la quimioterapia no son unas desconocidas en las consultas de Oncología, pero sólo recientemente se han podido demostrar objetivamente mediante estudios de imagen cerebral (la quimioterapia provoca cambios físicos en algunas estructuras cerebrales, como una reducción en la densidad de la materia blanca observada en mujeres supervivientes a un cáncer de mama) y diversos análisis y test psicológicos. Hasta ahora, como admiten algunos oncólogos, esta neblina cerebral se atribuía a la propia confusión del paciente por el diagnóstico, a su edad, a la cirugía o incluso a las secuelas de la menopausia precoz inducida por algunos medicamentos."

Esos problemas mentales derivados de la quimioterapia suelen ser, continúa la doctora Blasco, muy sutiles al principio, pero más llamativos conforme pasa el tiempo

La doctora Blasco, especialista del comité de cuidados continuos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), admite que no se conoce el mecanismo exacto por el que la quimioterapia provoca esta especie de neblina mental (al fin y al cabo la mayoría de estos fármacos no atraviesa la barrera que protege el cerebro). "Probablemente existe una causa inflamatoria, una alteración de las citoquinas que afecta a la sustancia blanca, pero hoy por hoy no conocemos la fisiopatología exacta de este fenómeno".

El problema del llamado chemo brain es que varía mucho de unos pacientes a otros y existen numerosos factores alrededor de un paciente oncológico que pueden confundir sobre el verdadero origen de esos despistes .

De momento, como admite la especialista española, lo único que se puede hacer frente a este problema es tratar de detectarlo cuando antes, comentarlo con el oncólogo en cuanto empiecen a notarse las primeras lagunas o dificultades de concentración y poner a trabajar el cerebro con algún tipo de ejercicios mentales; "una especie de fisioterapia del cerebro".

En el artículo también mencionan que se ha descrito en pacientes con cáncer de mama tratadas sólo con radioterapia y que es más acentuado en las pacientes tratadas con quimioterapia y radioterapia. A ésto, desde mi posición como radioterapeuta, diría que la principal causa o, mejor dicho, donde es más frecuente, es en las pacientes tratadas con quimioterapia. La radioterapia tiene un efecto local y cuando de verdad se tienen más secuelas cognitivas originadas por la misma es cuando ésta se da a nivel holocraneal. De hecho, gracias a las nuevas técnicas más conformadas, se está reduciendo la dosis a nivel del hipocampo para disminuir las alteraciones de la memoria que origina, pero eso ya lo trataré con calma en otra entrada. Así que: Continuará... 



4 comentarios:

  1. ¡Excelente post que aclara la noticia!
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias! Me alegro de que te haya gustado! :)

      Eliminar
  2. Creo que aún no hacemos justicia , reconociendo el tremendo adelanto de las imágenes para aclarar enfermedades....

    Yo, había sospechado hace más de 20 años sobre esta consecuencia de las quimioterapias, pero los médicos no las reconocían...Sólo hablaban de las consecuencias intestinales, de la caída del pelo, del mal sabor...mmm...

    Muchas gracias por este post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya parecido interesante! Yo confío en que cada vez se estudien más este tipo de efectos secundarios y se vayan tratando lo antes posible.

      Eliminar