martes, 27 de enero de 2015

De despedidas y comienzos



Cuando este fin de semana fue mi despedida en Torrevieja tenía pensado que si me pedían unas palabras y no me salían en ese momento diría: "Ya os dedicaré una entrada en el blog". Pero no sé si porque ya hice una pequeña carta de despedida a cada uno o porque sabían cómo soy y lo mucho que me cuesta hablar en público (y más aún si estoy emocionada), no me las pidieron. Sí, tras 3 años y 7 meses juntos me conocían bien. Los que se convirtieron en mi familia en Alicante, que tanto me ayudaron cuando llegué sola a una ciudad donde poco conocía, recién acabada la residencia y con tanto por aprender, no me hicieron pasar por ese trance y de ahí que hoy quiera retomar el blog con unas palabras dedicadas a ellos.

Este fin de semana he tenido la oportunidad de despedirme de casi todos y sólo tengo una palabra y es GRACIAS. Gracias por haber conseguido que pase un fin de semana de los que no se olvidan, por hacerme sentir como si no me hubiera ido, por esos abrazos de los que llegan y te cargan las pilas al 100%.  Estuvieran o no sentí el cariño de todos y he vuelto a Madrid sabiendo que se ha cerrado una etapa importante de mi vida, que me ha ayudado a crecer como persona y como médico. Sé que la distancia será la que acabe poniendo todo en su sitio pero me llevo amigos que espero no perder. Por mi parte sólo puedo decir que Alicante se ha portado muy bien conmigo y... ¡volveré! (que ese clima y el mar... ¡tiran mucho!).

Ahora acabo de comenzar una etapa donde se me ofrece la oportunidad de aprender mucho más de una técnica que tanto me gusta como es la braquiterapia, con nuevos compañeros que me han recibido con los brazos abiertos haciéndome todo más fácil. Además estoy en hospital docente donde tengo la motivación extra del poder compartir lo que sé y voy aprendiendo con los residentes y, encima, en Madrid, una ciudad grande donde siempre se hacen cosas, con mi familia y amigos cerca.

De hecho ha sido aquí donde la persona responsable de que acabara en Torrevieja en Junio del 2011, confió en mi de nuevo dándome la oportunidad de dar una clase que comparto con vosotros a continuación.

                          
Ahora toca seguir creciendo, con el 2015 se está cumpliendo eso de año nuevo, vida nueva, pero no sin la pena de dejar lo que dejo allí. Os echo de menos y la Dra. Malos Pelos nunca os olvidará pero bien sabéis que la vuelta a Madrid ha sido todo un regalo que ha llegado cuando más lo necesitaba. No quiero terminar tristona así que  creo que la mejor manera de conseguirlo es con una canción como esta:



9 comentarios:

  1. Me he emocionado leyéndote :)
    Que te vaya muy bien, tocaya, te lo mereces :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh! Muchas gracias wapa! Ya iré contando qué tal todo por aquí!

      Muuuuaks!!!

      Eliminar
  2. Holaaaaa, si llego a saber q estabas por aquí me hubiera acercado a verte man q fuera a la estación. Un Besote soc. Mucho éxito en tu nueva etapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... no dije nada porque no tenía tiempo de nada, llegué y en Alicante (San Juan en casa de una amiga) de pasada y la mayor parte del tiempo en Torrevieja. Os debo visita de todo el finde con mis bombones, e iré fijo!

      Muuuuuuuuuuuuuuuuaks!!!!

      Eliminar
    2. También!!! :) 👏👏👏👏

      Eliminar
  3. http://www.los7pc.com/limusinas-para-despedidas/

    ResponderEliminar