viernes, 10 de abril de 2020

La Radioterapia y el COVID-19: Hipofraccionamiento



Aunque se sepa creo que es importante recordar que, si bien a día de hoy el COVID-19 supone la mayor parte de la actividad de los hospitales, siguen existiendo otras enfermedades como el cáncer y  son muchos pacientes precisan tratamientos hospitalarios. Pacientes más frágiles, pacientes de riesgo, que necesitan seguir yendo a los hospitales llenos de COVID-19 y a los que debemos dar el mejor tratamiento, con la mayor seguridad que sea posible.

Para poder hacer frente a este maldito virus los hospitales han tenido que adaptarse con múltiples medidas, entre otras, muchos han creado Unidades COVID donde se han reclutado profesionales de distintos servicios/especialidades que se han quedado con el personal mínimo necesario para poder seguir garantizando el mejor tratamiento de sus pacientes. En estos servicios, como el de Oncología Radioterápica, se han adaptado a esta nueva situación en un tiempo récord, con medidas como las que os dije en mi anterior entrada. Una de ellas es que para minimizar el riesgo de transmisión y contagio durante la radioterapia hay que reducir la "exposición", las visitas a esos hospitales con tanto COVID, y eso se consigue reduciendo el número de consultas así como acortando y optimizando los tratamientos al máximo.

En la radioterapia convencional los tratamientos suelen ser diarios, de lunes a viernes, durante varias semanas (a veces más de 7 semanas) y eso a día de hoy supone muchas idas y venidas del hospital, mucho riesgo para nuestros pacientes. Por todo esto los tratamientos hipofraccionados (más dosis por sesión en menos sesiones, y a veces no todos los días de la semana sino en días alternos o incluso semanalmente) que ya están demostrando ser equivalentes a los convencionales (menos dosis por sesión en más sesiones), se están convirtiendo en el estándar de muchos servicios (todavía hay quien se resiste a su implantación por el miedo al cambio pero cada vez menos).

Se están publicando guías, artículos... con recopilaciones de los esquemas de hipofraccionamiento más utilizados por localizaciones (mama, pulmón, próstata...) y de nuevo he de remitiros al blog de Ángel donde está recogiendo los más importantes, en su entrada: Radioterapia en tiempos de coronavirus (II): Guías clínicas por patologías (mama, próstata, paliativos, recto 04/04/2020) recoge las guías publicadas en esas localizaciones.

Además, después de que el 11 de Marzo de 2020 la OMS declarara el brote de coronavirus pandemia global, durante el fin de semana del 13 al 15 de Marzo se realizó una discusión en Twitter como parte del "Radiation Oncology Journal Club" (#RadOnc,#jc) sobre las medidas a tomar para dar la prestación más eficaz en tiempos de pandemia. Participaron 121 miembros de 17 países de los 6 continentes y, cuando se habló sobre cómo minimizar el riesgo de transmisión y contagio durante la radioterapia, se abordó el tema del hipofraccionamiento del que surgió una tabla colaborativa con distintos esquemas, con sus referencias que comparto por aquí por su gran utilidad:



Y, si tenéis Twitter, os recomiendo seguir la cuenta que han creado @RadoncTables para enteraros de sus actualizaciones.

Por último, mencionar todos los esquemas supondría una entrada kilométrica sin ningún sentido, cada uno lleva unas patologías y se pueden consultar en sitios como la tabla que os he mencionado donde, además, os ponen muchas referencias, si bien pondré los recomendados en la radioterapia paliativa ya que esa la llevamos todos (unos más que otros pero todos vemos casos) y, aunque siempre se tiende a usar esquemas cortos, hay varias opciones de las cuales actualmente se recomiendan las que suponen menos días de tratamiento:

- Metástasis cerebrales (cuando está indicada la radioterapia holocraneal): 5 fracciones diarias de 4 Gy o tratamiento con corticoides si tienen un ECOG o IK bajo
- Compresión medular: 1 fracción única de 8 Gy*
- Sangrado tumoral: 3.7 Gy /fracción, 2 fracciones al día separadas > 6 horas en dos días consecutivos,  5 fracciones diarias de 4 Gy (evitar las dos fracciones diarias en los pacientes COVID+) ó 1 fracción de 8 Gy*
- Síndrome de la vena cava / compresión de la vía aérea: 2 fracciones semanales de 8.5 Gy ó 5 fracciones diarias de 4 Gy (cuidado en los pacientes COVID+)

Foto de mi pueblo, ¡ojalá pueda volver pronto!
Cartel hecho por mi amiga Vane :)



*** Había dado por terminada la entrada pero he creído oportuno añadir que el hipofraccionamiento está siendo importante ahora para evitar las visitas al hospital pero seguirá siendo muy importante una vez pase la pandemia, cuando lleguen todos los pacientes que no llegan ahora ya sea porque se ha retrasado el tratamiento, o no han consultado y no se han diagnosticado todavía, o se han retrasado las pruebas... El caso es que seguro que llegan más y si queremos darles el mejor tratamiento y evitar largas listas de espera la solución seguirá siendo el hipofraccionamiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario