viernes, 11 de febrero de 2011

Segundo 11 del 2011


Como ya sabéis muchos que me leéis, el 11 no me gusta pero este año me he propuesto cambiar eso y asociar el mayor nº de 11 a algo bueno. Una de las formas de conseguirlo es escribiendo un post todos los días 11 de este año, así aquí me tenéis con el segundo 11 del 2011. 

Hoy es un día especial por cumplirse 9 años desde que operaron  a mi padre por primera vez.  Ayer por la tarde encontramos algo que escribió hace tiempo en uno de sus ingresos hospitalarios. Me gustó mucho y, aunque tenía pensada otra entrada , quiero compartirlo con vosotros, a pesar de que mi blog nada tenga que ver con el tema del que trata.

Como comprobaréis al leerlo, no sabemos la fecha exacta en la que lo escribió, pero es evidente que estaba "cabreado". Aquí os dejo el texto:

"En este país, cada mañana no hace falta que pase mucho tiempo para cabrearse. Con ver "el periódico" basta. Qué pocas noticias agradables, pero, incluso las agradables, qué desagradablemente nos las transmiten. Parece que de lo que se tratara es de que vivamos lo más cabreados posibles.  

Estamos mal. No hay una política imaginativa y coherente para enfrentarse a los problemas. Pero encima estamos desesperados porque es un cabreo al que no se le da salida, porque el reto de los problemas está reuniendo a los políticos de hoy llamados a solucionarlo, y estos políticos incapaces obstruyen la entrada de toda persona competente en su reino de ciegos.

Además se trata de un cabreo creciente: los hechos están ahí, pero las opiniones, las medidas para encauzar las soluciones, están en el mundo de las ideas, un mundo que parece haya huído de nosotros.

Las opiniones de los políticos muestran que este país tardará tiempo en tener una tecnología, una investigación propia. Son, suelen ser, el ejemplo, el mal ejemplo de la argumentación fatua, espectacular, sin contenido, sin estudio. Sin soluciones. Tenemos unos animales políticos - salvo unas raras excepciones que se cuentan con los dedos de una mano - verdes y torpes. Unos animales que nos han hecho perder la esperanza"
  
Mi padre disfrutaba enseñando, investigando, y es algo que hizo hasta el último de us días. Para terminar esta entrada quiero citar algo que dijo en una inauguración de curso de la Facultad  de Sociología y Ciencias Políticas que refleja lo que a su modo de ver deberían hacer los políticos:

"Hay que ilusionar sobre la base de ser rigurosos con la realidad, lógicos en el razonamiento y libres en el pensamiento. Los políticos y los científicos sociales estamos obligados a presentar la realidad tal como es, sin añadir ni quitar a la verdad cosa alguna".





7 comentarios:

  1. ¡Feliz 11 de Febrero!
    Un abrazo y varios besos

    ResponderEliminar
  2. Tere, feliz 11 de febrero que además es palíndromo según he leído hoy por twitter 11022011. Yo no sé pero el numerito completo es mono :) Y por cierto, tu papi escribía muy bien incluso cabreado !!!

    ResponderEliminar
  3. Juana, Mónica, muchísimas gracias por vuestros comentarios!!! Un abrazo muy fuerte a las dos!!!

    ResponderEliminar
  4. Me despierto ya en el 12, con esa sensación que se tiene cuando terminó tu cumpleaños y vuelves a ser "normal", aún en la cama enciendo el portatil y me encuentro con tu estupendo post.

    Tu padre disfrutaba enseñando y no solo no lo hizo hasta el final, lo sigue haciendo, yo he aprendido bastante con lo que acabo de leer :)

    Un besazo!

    ResponderEliminar