jueves, 6 de octubre de 2011

La edad como condicionante del tratamiento


Hace unos días una buena amiga me pasó el siguiente artículo de elmundo.es

"La edad también cuenta para decidir cuál es la terapia más adecuada para tratar un tumor. De hecho, cuando a una mujer se le diagnostica cáncer de mama en una etapa avanzada de su vida, no recibe las mismas opciones terapéuticas que las pacientes más jóvenes. (...) Según expertos españoles, el motivo de esa diferencia es que "se tiende a creer que algunos tratamientos como la quimioterapia pueden resultar demasiado agresivos"

En el artículo habla de un estudio realizado en la facultad de Medicina de la Universidad de Atenas con casos de más de 9700 mujeres con cáncer de mama (divididas en grupos de menos de 65 años, entre 65 y 75 y mayores de 75) donde encontraron que el riesgo de morir por esta enfermedad en este grupo de edad era mayor incluso teniendo en cuenta otras posibles causas de fallecimiento.

Y no sólo pasa ésto con la quimioterapia sino que también se vio que la radioterapia era administrada con menos frecuencia en edades avanzadas.

Ante este estudio, el Dr. Miguel Martin (presidente del Grupo Español en Investigación en Cáncer de Mama y jefe de Oncología Médica del HUGM) dice: "Hay una percepción negativa de la edad por parte del médico. Se tiende a creer, de forma errónea, que algunos tratamientos no merecen la pena en determinadas etapas de la vida o que pueden resultar muy agresivos". La esperanza de vida ha aumentado y "si una persona de 70 años recibe la terapia adecuada puede vivir 20 años más". Por otro lado, "un tratamiento menos intenso puede ser incluso perjudicial".

Existe una falta de ensayos clínicos con personas que superan los 70 años. Los protocolos para los estudios sobre nuevos fármacos normalmente limitan la edad a los 71 años. Y como dice Miguel Martín: "Esto significa que no se conocen la tolerancia de los nuevos medicamentos en este grupo de pacientes y, por lo tanto, no se les puede indicar, porque no hay garantía absoluta" 

Pero no sólo existe un problema médico sino que también es un problema cultural. Como añade el Dr. Martín "cuando se plantea un estudio a personas de edad avanzada, el 90% rechaza participar por temas culturales, creen que es lo mismo que 'cobayismo' y, en muchos casos, las familias les disuaden. No quieren que sufran, tienen una idea fatalista del cáncer y les quieren proteger"

"Hay que ver caso por caso, pero "siempre que sea posible (hay que valorar su estado general de salud), al paciente hay que darle el tratamiento más adecuado, independientemente de la edad porque ofrecerle uno menos intenso puede ser incluso perjudicial".

Y para terminar, como dice el Dr Etienne Brain, del Hospital René Huguenin, del Instituto Curie (Francia), "No podemos privar de las ventajas que puede suponer un tratamiento como la quimioterapia a pacientes sólo por su edad".

En mi opinión, está claro, la edad no puede ser el único factor que determine si ponemos un tratamiento más o menos agresivo. Influye, de eso no cabe ninguna duda, pero no lo determina. A la hora de tomar una decisión hay que ver otras cosas como cuál es el estado general de nuestro paciente, la comorbilidad asociada que tiene... Como ya escribí hace tiempo, hay escalas de valoración del paciente oncológico que nos ayudan a la hora de tomar decisiones terapéuticas.

Nunca me cansaré de decir que tengo pacientes de 60 que parece que tienen 70 y a la inversa. Y a veces, por ser más jóvenes acabamos machacándoles más sin obtener resultado alguno (pero en ésto no voy a entrar ahora ya que aquí influyen cosas tan importantes como los deseos del pacientes, sus ganas de luchar y de agotar hasta el último cartucho aunque sólo sea por ese 1% en el que funciona). 

Pero no puedo terminar sin deciros que, aunque la teoría creo que la tengo bastante clara, en la práctica las dudas no me abandonan nunca. Dudas que aparecen con los pacientes mayores con un buen estado general en los que vamos a por todas, con el mismo tratamiento (o casi) que recibirían si tuvieran 20 años menos, y empiezan a deteriorarse según va avanzando el tratamiento pasando de tener 70 años aparentando 60 a aparentar 80 mal llevados y, algunos, no salen nunca. Claro, que si no hacemos nada nosotros puede que el cáncer se encargue de acabar con su vida... En fin, no sé si ésto es algo que se aprende con el tiempo o, por el contrario, será algo que nunca aprenderé. 

"La edad es sólo un número, algo para poner en los registros. El hombre no puede retirar su experiencia, debe usarla. Con la experiencia se logra más con menos energía"
Bernard M. Baruch 



1 comentario:

  1. ¿No salió el comentario que escribí? ¿Me ha hecho un "taitechu" en toda regla? A ver si recuerdo... Más allá de felicitarte por sacar tanto partido a enlaces compartidos, te decía que es una duda que siempre tengo, la de las limitaciones terapéuticas por la edad. Creo que hay estudios más que contrastados de coste-efectividad atendiendo a la edad y calidad de vida actual y conseguida pero no puedo dejar de albergar dudas (más como reflexión ante situaciones específicas que como cuestionamiento general) y de sentirme mezquina por el mero hecho de albergarlas.

    ResponderEliminar