domingo, 18 de diciembre de 2011

Cuando ir contracorriente sale demasiado caro



Ayer por la tarde me disponía a actualizar el blog con varios artículos que tengo pendientes cuando Rafa me ha mandado lo siguiente:


Se trata de una reflexión hecha a raíz del suicidio del Dr. Thomas G. Shanahan  (Oncólogo Radioterápico destacado en el mundo de la braquiterapia) el pasado mes de noviembre. Él tenía historia de depresión pero algo que pasó el año antes a su muerte pudo ser el detonante de tan triste suceso.

Aquí dejo un pequeño resumen-traducción con mi forma de ver las cosas pero os recomiendo que lo leáis:

Una paciente diagnosticada de un cáncer de pulmón avanzado, tras una caída, se rompe una pierna y sufre una distensión masiva del colon que la impide respirar con normalidad. Los médicos que la ven la tachan de paciente terminal por su cáncer de pulmón, deciden no hacer nada más que tratamiento de soporte y así se lo hacen saber a su familia.

Previamente habían solicitado valoración por el Dr. Shanahan que no puede verla hasta el día siguiente y, al evaluar los resultados de la biopsia y la historia de la paciente, considera que no tiene porqué ser terminal. Propone que le hagan una colonoscopia e intenten descomprimir el colon y le niegan su petición al no explicarse cómo puede solicitar esa prueba dada su "terminalidad". Finalmente, un cirujano colorrectal aprueba que se haga la colonoscopia. Se descarta la obstrucción pero, aún así, él también piensa que descomprimir el colon sería inútil (por lo mismo, ¡¿para qué descomprimirlo cuando la paciente se va a morir igualmente?!)

El Dr. Shanahan, que no está de acuerdo con la decisión de sus compañeros, decide ser coherente con lo que piensa y cree y pide a una enfermera que la ponga una sonda rectal para sacar el gas. Cuando lo hacen, descomprimen el colon y la dificultad respiratoria que presentaba desaparece rápidamente. Tras este episodio la paciente vivió 7 meses más con una capacidad mental algo disminuida debido a la falta de oxígeno durante el tiempo que sólo se la ofreció un tratamiento de soporte. Tanto ella como su familia se mostraron agradecidos con él por el esfuerzo que hizo para que estuviera mejor. 

La paciente tenía el Síndrome de Ogilvie, también conocido como pseudo-obstrucción del colon que puede tener diversas causas  (como una cirugía ortopédica, encamamiento y tratamiento con opidoides para el dolor...) y cuyo manejo suele ser conservador, como el que hicieron en el caso descrito. 

¿Y qué obtuvo a cambio? Que le calificaran de ser un “disruptive physician” y abrieran una investigación del caso. Las palabras del director médico del Memorial fueron: “Shanahan portrayed himself as ‘somewhat heroic’ to Reindl’s family and was unnecessarily abrasive toward Springfield Clinic doctors and Memorial employees.”

Vamos, que por hacer lo que consideró mejor para la paciente, lo calificaron de ir de héroe y, ¿cómo decirlo? "dejar mal" a los médicos y empleados del Memorial. Esos que no le apoyaron en su momento .

El Dr. Shanahan terminó trasladándose al  St. John, mandando un correo a sus compañeros:The last six months have been hard on me, deciding to defend a patient or turn my head and follow the herd … I have received over 500 letters and emails supporting my decision.”

No dejó ninguna con los motivos que le llevaron a quitarse la vida, eso es algo que nunca sabremos, pero está claro que esto no le ayudó.

Sobre las preguntas que se plantea os daré mis respuestas:

¿Por qué fue un oncólogo radioterápico capaz de diagnosticar y tratar correctamente  a la  paciente, mientras que varios especialistas con más de orientación clínica no pudieron?

El Oncólogo Radioterápico también es médico y, si bien es cierto que este caso no tenía nada que ver con su especialidad, también sabemos de otras cosas (menos que otros, claro está, pero algo nos defendemos). Si alguno piensa que por ser Oncólogo Radioterápico no tiene ni idea de otra cosa que no sea radiación y oncología está muy equivocado. ¡¡¡También vemos clínica!!! Menos, pero vemos. Y no sólo eso, en este caso fue el único médico que se detuvo a analizar la historia de la paciente, su clínica... y no se limitó a lo "fácil y cómodo" que era decir: "Es terminal, ¡¿para qué molestarse más?!"

¿Cómo es posible que el médico que tomó la decisión correcta sobre las objeciones de varios de sus colegas es el que se somete a una investigación y acaba sintiendo la necesidad de trasladarse a otro hospital?

Gran pregunta para la que no tengo respuesta. Sólo se me ocurre una y es el orgullo de los demás a la hora de admitir que se equivocaron, que su enfermedad no tenía nada que ver con la complicación que estaba teniendo en ese momento. Es más, ¿acaso por tener un cáncer incurable te mereces sufrir más por una complicación que tenía una solución tan fácil y poco agresiva como en este caso? Hacer lo que pedía que la hicieran el Dr. Shanahan no suponía un mayor sufrimiento a la paciente ni mucho menos. ¡¡¡¿Por qué ese no tan rotundo?!!! Pensaría en el dinero pero... ufff!!! Dejarla sufrir así porque sí, apartarla y luego seguir erre que erre con que el malo fue quien decidió ir contracorriente y  luchar por lo que creía correcto, me parece indignante.

¿Está bien ser "abrasivo" cuando eres el único que tiene el diagnóstico correcto?

Desde mi modo de verlo está bien, sí que está bien y es lo que deberíamos hacer todos. Lo malo es que son demasiadas las veces que cuando uno no está de acuerdo con lo que dice el resto acaba enfrentándose a malas caras, críticas... y no sigue insistiendo por miedo. Miedo a que nos pase lo que acabó pasándole a Shanahan (y no me refiero a su muerte).

¿No era el Dr. Shanahan  en realidad un "héroe" por negarse a dar marcha atrás y salvar la vida del paciente? 

¿Un héroe? No sé si diría tanto. Él simplemente hizo lo que creía que tenía que hacer y no dejó a la paciente abandonada a su suerte... Sí, se enfrentó a sus compañeros, jefes... y le supuso ser investigado, pasar muy malos ratos y finalmente sentir que debía cambiar de hospital. Pero no fue un héroe, para mí fue una buena persona fiel a sus principios, le pesara a quien le pesara.

Con respecto a las causas que le llevaron a quitarse la vida dejando 3 hijas y una esposa, pienso que seguramente esto no le ayudó pero no fue la única causa. Sólo puedo decir que demostró ser un buen médico, valiente hasta el día que se quitó la vida, entonces perdió toda la valentía que había mostrado previamente.

Hace tiempo escribí sobre lo que opino sobre esta forma de morir y poco más puedo añadir.


Porque, como dice Julio Cortázar:

"Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo."

7 comentarios:

  1. Gracias por tu entrada. Magnifica en tus comentarios sobre el paciente.

    Yo prefiero centrarme en la actitud de los presuntos compañeros, que por tener el mismo titulo no se es.

    Todos, o casi, sabemos lo que hay que hacer. Lo que debemos hacer. Y lo hacemos o no. Pero cuando otros hacen lo que puede dejarnos mal, somos crueles.

    El propio freud fue humillado y echado. Sommelweis, que demostró que lavarse las manos reducía la mortalidad en el puerperio fue expulsado. Y ambos, lo fueron por sus compañeros. No es raro. El espíritu gregario, los clanes, los intereses, mas los que se callan, lo logran.

    Yo por eso mientras pueda no me callare.

    Un beso y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Rafa, gracias por darme tu opinión. Estamos de acuerdo, la verdad. Cómo digo en la entrada me parece indignante lo que le hacen por sentirse, como muy bien dices tu, humillados... Qué malo es el orgullo llevado a su punto más extremo!!!! Ufff!!!

    En cuanto a lo que digo de la paciente, es que, una cosa es dejar descansar en paz, no hacer cosas muy agresivas llegados a determinado punto pero otra muy distinta es esto!!!! Ella se merecía esa atención y por comodidad y posterior orgullo la dan por imposible sin razón alguna, sólo porque sí! :((((

    Vergonzoso, y la consecuencia final, en fin... como digo, admiro al Dr. Shanahan hasta entonces ya que nunca entenderé ese tipo de decisiones :(

    Un abrazo enorme y un millón de gracias!

    ResponderEliminar
  3. La historia de siempre. Una vergüenza.

    Gracias por contarlo.

    ResponderEliminar
  4. Sí Carlos, triste pero cierto... :((((

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Para mí está perfecta la etiqueta de mobbing para este caso. El cuento del patito feo en cambio no me parece el idóneo (perdón), me inclino por el de Blancanieves.
    Tu colega no solo era diferente, o fue capaz de aportar una visión diferente sobre el caso sino que además fue objetivamente mejor que los demás.
    Como en Blancanieves, la madrastra no soportó que fuera más bella que ella y decidió destruirla.
    En los casos de mobbing el afectado suele ser una persona valiosa, transparente y con cualidades y valores que le harían ser apreciado en otros ámbitos.Pero esas mismas cualidades en un entorno "tóxico" (compañeros digamos menos acertados en el trabajo que él)le hacen ser objeto de su odio.
    Por desgracia lo habitual es que estas situaciones acaben con la marcha del afectado. Ocurre lo mismo con las mujeres víctimas de maltrato, se van de su hogar, aunque ese es otro tema.
    Me ha encantado la frase final de Julio Cortázar. No puedo estar más de acuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Blanca, encantada de que me des una opinión diferente! :)

    Sí, quizás el de Blancanieves y la madrastra es mejor que el del Patito feo, estuve por quitar la imagen pero como el afectado lo pasó tan mal... No me pareció tan mal ejemplo. Además, como era hombre y el patito macho también... ;P

    Sí, fue objetivamente mejor que los demás y se lo pagaron de la peor de las maneras. En fin, es vergonzoso que pasen este tipo de cosas y, como muy bien dices, no sólo en el trabajo... :(

    Un abrazo enorme wapetona!!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Teresa, lo siento pero no estoy de acuerdo con el enfoque que haces del caso.
    No tengo todos los datos del caso y no puedo decir cual es el diagnóstico y el tratamiento correcto, o que sí te puedo decir, es que descomprimir un colon dilatado por un Ogilvie no es ni fácil ni indoloro, ni exento de complicaciones. No creo que se le deba echar en cara publicamente su actitud, pero hay veces que cuando alguien niega una prueba, no es por falta de interés ni de preocupación por el paciente, es simplemente que piensa que la prueba puede hacer más daño que alivio.
    Cuando más de un paciente te ha pedido que le dejes morir después de una colonoscopia de descompresión, te lo piensas dos veces antes de hacer la siguiente.
    Creo que el Dr. Shanahan quería hacer las cosas bien, y probablemente en este caso tendría razón, pero no me gustaría que esto lleve a pensar que el encarnizamiento terapéutico es bueno. Un paciene oncológico no es un paciente terminal, pero si alguien tiene una enfermedad (oncológica o no) que limita su esperanza de vida, hay que valorar qué y para qué hacemos las cosas.

    ResponderEliminar