domingo, 13 de noviembre de 2011

El gran desconocido


Hoy, aprovechando que tengo algo de tiempo, quiero dedicárselo al cáncer de cabeza y cuello basándome en un artículo de ELPAÍS.com que hace poco me llegó a través de Taite


Se trata de un cáncer desconocido pero mucho más frecuente de lo que nos imaginamos: "Se estima que la incidencia en España es de 12.000 casos y la prevalencia aproximada de 37.000." 

El tabaco y el alcohol son los dos factores de riesgo (...) "De ahí que, si los eliminamos, sea un cáncer fácilmente prevenible y con una alta tasa de supervivencia, superior al 90%, según los casos, si su diagnóstico es precoz", explica el doctor Juan Jesús Cruz.

Como advierte el doctor Ignacio Cobeta (...) la prevención y la detección precoz es muy relevante por cuanto estos tumores pueden afectar a funciones como el habla, la deglución e incluso la respiración.

Estas son las señales más relevantes de de alerta: 
  1. Úlceras o heridas en labio, lengua y cavidad oral que no se curan pasados 15 días; 
  2. Disfonías o alteraciones en la voz que no mejoran en dos semanas;
  3. Molestias que no cesan, al deglutir o tragar; 
  4. Saliva manchada de sangre, y bultos en el cuello o metástasis ganglionares cervicales. Realmente las metástasis ganglionares o adenopatías cervicales son las que suelen constituir esos bultos en el cuello. Todavía es mucha la gente que llega a la consulta con bultos enormes de más de un año de evolución a los que, como "no duelen ni molestan", no han dado importancia. Aquí creo que, para que lo entendáis mejor, no está de más que os añada las diferencias entre los dos tipos principales de adenopatías:
  • Malignas: ganglios de bordes bien definidos, duros y adheridos a planos profundos.
  • Infecciosas: ganglios dolorosos, firmes, asimétricos e irregulares, de bordes mal definidos y no adheridos a planos profundos. La piel subyacente suele estar eritematosa (roja), edematosa y caliente (es decir, suele existir una inflamación asociada) 
  • De ahí que muchas veces digamos eso de: "Si duele y se mueve con facilidad, es bueno". He visto adenopatías malignas enormes y no duelen, no... 
"A la hora de decidir el tratamiento de cada paciente se reúnen todos los especialistas implicados. Se debe llegar a un consenso de terapia lo más conservadora posible, incluso aunque el tumor esté muy avanzado."

Se trata de un artículo muy didáctico que os recomiendo leáis entero, si bien es cierto que os he puesto casi todo. No puedo añadir mucho a lo dicho, tan sólo recalcar que el diagnóstico precoz es importante por la cantidad de funciones que se pueden ver alteradas por sus tratamientos y que debéis de tomar nota de las señales de alerta. 

A veces por bien que se hagan las cosas se pillan tarde, por ser muy agresivas y no dar la cara hasta que "por dentro" todo está mucho más avanzado. Pero si os notáis algo de éso... tened cuidado y consultad.

Los tratamientos son duros, y os diré algo que digo siempre de la radioterapia en los tumores de cabeza y cuello: "Es un tratamiento precioso, pero muy duro" 

Precioso porque las planificaciones son de las más bonitas que he visto y con las nuevas técnicas como la IMRT  quedan muy bien. 




Se consigue una menor toxicidad en los tejidos sanos, pero, aún así, es un tratamiento largo, de unas 7 semanas, donde, tras las 3  primeras normalmente empiezan a tenerse problemas para tragar, con dolores importantes que acaban precisando analgesia de tercer escalón (opioides, fundamentalmente en parches) y, a veces, sondas nasogástricas, gastrostomías  (estas dos primeras para continuar con la nutrición enteral) o incluso nutrición parenteral (por vía endovenosa).  

Pueden llegar a ser precisos ingresos puntuales para continuar con el tratamiento sin parar la radioterapia o parándola lo menos posible. Ya que, como recalco en la siguiente presentación que hice el año pasado sobre el tratamiento adyuvante en los tumores de cabeza y cuello, en estos casos, por su radiobiología, es muy importante que se haga con las menores interrupciones posibles. Los tiempos importan, y mucho.

Podría deciros más cosas sobre el cáncer de cabeza y cuello y  su tratamiento radioterápico, pero mejor lo dejo para ir haciéndolo poco a poco.


4 comentarios:

  1. Interesante post y a la vez curradísimo , muchas gracias por acercarnos a tu especialidad. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Ruth, muchas gracias wapetona!!!! Me alegro que te guste que os hable de mi especialidad :)

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por abordar un cáncer desconocido y a veces algo olvidado...

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias Clara! :)
    Un besote enorme!

    ResponderEliminar