jueves, 24 de noviembre de 2011

El desenlace


Hace unas semanas escribí una entrada donde comentaba un caso, una idea y era muy optimista, quizás demasiado (bueno, no, seguro que demasiado). Se trata de:


En resumidas cuentas, intenté a ayudar a una paciente que estaba muy desanimada diciéndola que hiciera una una lista con todo lo bueno que tiene y aporta a los demás.

Como lo prometido es deuda, hoy os contaré cuál ha sido el resultado:

A la semana siguiente no había hecho la lista, me dijo que lo haría pero en su forma de hablarme entendí que no sería así. Ese "algo", esa "mirada" de  "gracias por la intención, pero no creo que funcione", me lo dijo todo. Después de éso no volví a preguntar. Otras cuestiones sobre el tratamiento, la presencia de familiares sin tanta complicidad conmigo como la que vino aquel día han hecho que hoy, día de fin del tratamiento, no aborde el tema de nuevo. 

Lo siento, suena desalentador, lo sé, pero así es como me siento en este momento. Ella  me ha recordado que si uno no pone de su parte difícilmente podremos ayudarle los demás. Pero, ¿cómo va a poner de su parte cuando sólo puede pensar en si el cáncer reaparecerá, si el tratamiento tan complejo y duro servirá para curarla del todo y... en definitiva, quitarse de la cabeza ese miedo a morir? Pues... imposible...

Entiendo que ante una enfermedad como ésta es difícil lograr que desaparezca ese "run run" continuo sobre si la superaremos o no... Ese miedo a que ella nos gane a nosotros y no a la inversa siempre estará ahí. Sí, siempre, hasta el más positivo y optimista lo tiene en el fondo, lo tapa, lucha por llevarlo de la mejor de las maneras, pero lo tiene. Pero de ahí a darse al miedo, hundirse en lo desgraciados que somos porque nos ha tocado sufrir una enfermedad de ese tipo... no sé, no creo que tenga sentido.

Admito que es muy fácil decir lo que no debemos hacer, lo que debemos evitar y, sin embargo, es dificilísimo ponerse en el pellejo del otro cuando no somos nosotros los enfermos. Pero a los afectados, a los pacientes diagnosticados de algo tan duro como es un cáncer os diré que hay que intentar en pensar en los que os quieren, en todo lo bueno que aportáis a los demás e intentar llevarlo todo de la forma más positiva que podáis. En estas cosas la actitud es tan importante... nunca me cansaré de repetirlo, pero si uno se intenta llenar de energía positiva y sonreír a lo que te ofrece la vida cada día que estás en ella todo irá mejor. Reconozco que soy la primera que muchas veces no lo consigo, pero, de verdad, lucho por ello cada día. 

Dicho ésto, sólo dos cosas más, la primera es para los familiares: si tenéis a vuestro familiar muy desanimado con el diagnóstico, el tratamiento... y sois conscientes de que cuando estáis vosotros en la consulta éste habla mucho menos, se desahoga menos o, peor aún, no le dejáis hablar... por favor, dejarnos un rato a solas con él/ella. A lo mejor pensaréis: "Si el médico quiere hablar a solas con él, que nos lo diga y punto!" Tenéis razón, pero hay médicos y médicos... y, en mi caso, no me gusta hacer que salga nadie de la consulta para hablar a solas con el paciente, porque pueden tomarlo a mal, creer que le voy a decir algo que no quieren que le diga, o que les quiero ocultar algo y nada más lejos de la realidad, sólo pretendo que el paciente sea libre de decirme lo que quiera sin miedo a preocuparos, desanimaros... 

Y la segunda y última cosa es que la casualidad ha querido que llegue hoy a mis manos, o mejor dicho a mi correo, un curso de Psico-Oncolgía coordinado por la Dra. Maria Die Trill de la Unidad de Psico-Oncología del HGU Gregorio Marañón (tengo la suerte de conocerla y es muy buena). Si os interesa, es el siguiente:


"El objetivo general de este curso es ofrecer a los profesionales sanitarios una formación básica en Psico-Oncología que facilite un cuidado integral del paciente"


Para terminar, os dejaré una canción que a mí me llena de energía positiva, por si consigo tener el mismo efecto en alguno de vosotros.




6 comentarios:

  1. @VirgiForero
    Hola MsConcu, lo primero que quería aportar a esta estupenda entrada es una reflexión que parte del tiempo que llevo leyendo y releyendo, comentando (poco) y descubriendo esto de la salud 2.0 (bueno, sólo son unos meses, pero sigo aprendiendo y descubriendo)y es que por fin he encontrado una entrada dirigida al e-paciente y aportando recomendaciones muy acertadas sobre el afrontamiento de un diagnóstico de cáncer o de su fase de poscuración. No quiero desmerecer a otros leídos y con los que he aprendido, pero observo que algunos post de profesionales en los que buceas algo, encuentras ciertas "me despacho a gusto con lo que sea y a veces, incluso me meto de soslayo con el otro gremio", que también creo que es lícito y hasta necesario, supongo, pero que digo yo que el potencial de profesional sanitario está evaporado sin aprovechar que ese e-paciente se empape del saber profesional, cómo ha sido este el caso.
    Mi experiencia con una muy buena amiga que ya me dejó y que hasta la misma mañana en que cerró sus ojos, no quiso afrontar que se iba y luchó en la negación/evitación más absoluta, que incluso en la última hora su cara reflejaba tal miedo que aún es dolorosa esa despedida.
    Opino igual, es importante el afrontamiento en el convencimiento que mientras haya vida, los que nos rodean quieren apreciar que la lucha es hasta al final y en valentía, pero reconociendo el filo de la espada cuando se acerca, para ayudarles a entender que no es fácil para nadie. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días,
    Felicitaciones por tu entrada.
    Ya sabes que yo a veces te llevo un poquito la contraria, o más bien doy otro punto de vista sobre algunas de tus reflexiones.
    El abordaje me lo ha dado la segunda parte de tu post: hay médicos y médicos como dices, ¡y también pacientes y pacientes!Hiciste reflexionar a la tuya, la has ayudado, seguro pero hacer una lista...Para muchos pacientes será genial, el caso es que yo las listas las tengo asociadas a mi madre obligándome a escribir lo que metía en la maleta y salvo las de lo que tengo que hacer en el día...¡las odio! :-)
    A veces viene bien hacer listas/registros de los cigarrillos que se fuman o de las comidas, pero no es una recomendación para todo el mundo. Hay quien tiene una personalidad a la que le va mucho y otros para los que solo pensar en ello es un horror ;-)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Yo sigo pensando que actuaste muy bien; nuestra obligación como médicos es ofrecer a nuestros pacientes toda la ayuda que podamos dar, pero esto no les obliga a ellos a aceptarla. El que haya pacientes que rechacen nuestra ayuda, o que no seamos capaces de llegar a ellos, no debe servir para que nos rindamos y dejemos de ofrecer esa ayuda, esa mirada, esa sonrisa, que seguro que todos agradecen, aunque en ocasiones no consigamos todo lo que esperábamos.

    ResponderEliminar
  4. @Virgiforero, un millón de gracias por tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada y mi forma de afrontar este tipo de situaciones... Es difícil hacerlo bien y muchas veces uno se queda frustrado, desanimado. En el caso que menciono, sí que conseguí algo y, aunque no la animé, sí que sentí su confianza en mí. El miedo sigue con ella, se han hecho inseparables y no he sabido quitárselo, entre otras cosas, porque no he podido asegurarla al 100% su curación, eso es algo que requiere tiempo. Tiempo que ella quiere que pase pronto, pero todas estas cosas van a su ritmo y... En fin, la veré de nuevo tras las fiestas y ojalá esté más animada, ojalá encuentre la forma de conseguirlo.
    Un abrazo y mil gracias por pasarte por aquí!

    Blanca, como siempre, te agradezco mucho que me des otro punto de vista! :). Cierto, al igual que hay médicos y médicos hay pacientes y pacientes... Lo de las listas es algo difícil, lo sé, yo misma soy la primera que dejo este tipo de cosas en cuanto exigen una continuidad pero... como sólo era una única lista que releer en un futuro cuando se sintiera mal, pensé que lo conseguiría... en fin, he aprendido, no creas, y eso tampoco está mal, no?! :)
    Un besote!!!!

    Javier, muchas gracias por tus ánimos!!! De verdad. Supongo que debo intentar seguir así y no desanimarme, digo yo que podré ayudar a alguno...
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Que no está mal? ¡está perfecto!.
    Aunque no la haya escrito ha pensado en ello, seguro.
    ¡No te desanimes nunca! !Con lo bien que lo haces!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Blanca, simplemente... muuuuuuuuuuuuuaks!!!!!!

    ResponderEliminar